febrero 12, 2018

El Lenguaje – Función Cognitiva





Las funciones cognitivas son los procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea. Hacen posible que el sujeto tenga un papel activo en los procesos de recepción, selección, transformación, almacenamiento, elaboración y recuperación de la información, lo que le permite desenvolverse en el mundo que le rodea.

El lenguaje es considerado una función cerebral superior y uno de los procesos cognitivos más importantes en la vida del ser humano, nos permite relacionarnos de manera eficiente con nuestro entorno y además llevar a cabo una serie de otros procesos que nos facilitan el ordenamiento de nuestros pensamientos, a través del almacenamiento, procesamiento y codificación de la información que recibimos de nuestro entorno, actuando como un mediador entre el conocimiento del ser humano y los estímulos que lo rodean.

El lenguaje se ve afectado por múltiples factores, tales como orgánicos, psicológicos, sociales y afectivos. Entre estos debe existir una armonía y una normal cohesión para conseguir un adecuado desarrollo de él. Es un proceso de gran complejidad que requiere de la interacción de diferentes áreas corticales que gobiernan la producción y comprensión lingüística del sujeto e involucra tres grandes aspectos: la forma, el contenido y el uso.

La forma incluye los niveles fonológico (ejemplo: pronunciación de consonantes) y morfosintáctico (ejemplo: construcción de las oraciones) del lenguaje. El contenido se relaciona con los aspectos semánticos (ejemplo: vocabulario. En el uso del lenguaje se ven involucrados los aspectos pragmáticos (ejemplo: comunicación no verbal).


Funciones principales del lenguaje

Los procesos que intervienen son:

* Compresión oral. capacidad de entender el significado de palabras e ideas.
* Expresión oral. Capacidad de formular ideas con sentido y de manera gramaticalmente correcta.
* Lectura. Capacidad para interpretar símbolos, caracteres e imágenes y transformarlos en habla.
* Escritura. Capacidad para transformar ideas en símbolos, caracteres e imágenes.
* Vocabulario. Conocimiento del léxico.
* Denominación. Capacidad de nombrar objetos, personas o hechos.
* Fluidez. Capacidad para producir de manera rápida y eficaz contenidos lingüísticos.
* Discriminación. Capacidad de reconocer, diferenciar e interpretar contenidos relacionados con el lenguaje.
* Repetición. Capacidad para producir los mismos sonidos que se escuchan.

Es un instrumento del pensamiento, y nos llevará a tomar o no acción. Por este motivo ayuda en la regulación de la conducta dirigida.

Es un medio que sirve para acceder a la información y la cultura.

Sirve para transmitir pensamientos, ideas, emociones, proyectos...

Existe el lenguaje receptivo  habilidad para entender  y el lenguaje expresivo  habilidad para expresar  para poder tener una comunicación, y ambas áreas junto con sus componentes se deben evaluar.

Tres sistemas principales sustentan el funcionamiento del lenguaje

* Sistema operativo o instrumental. Comprende área de Broca y área de Wernicke.
* Sistema semántico. Abarca grandes extensiones corticales de ambos hemisferios.
* Sistema intermedio. Sirve de mediación entre los dos anteriores, y se ubica alrededor del sistema instrumental.

Alteraciones que pueden darse en el proceso comunicativo debidas a diferentes causas

Disfonía. Afectación de la voz
Disartria. Afectación del habla
Afasias. Afectación del lenguaje. Se produce como consecuencia de patología cerebral y cuando ya se había adquirido el lenguaje. Entre las sintomatologías que se presentan con más frecuencia en los cuadros afásicos son: mutismo, anomia, parafasias, etc.
Alexia. Dificultad o incapacidad adquirida para la lectura y/o compresión de la lectura
Agrafia. Incapacidad adquirida en la producción del lenguaje escrito.

Por otra parte, si lo que está afectado es la comprensión se trata de trastornos como la sordera verbal. Estos son sólo algunos ejemplos, pero hay una gran variedad de trastornos del lenguaje ya que es una función muy compleja.

Tradicionalmente, la descripción de las bases neuro-anatómicas del lenguaje ha estado ligada a la observación del efecto de diversas lesiones cerebrales sobre la conducta verbal de las personas. Este tipo de estudios permitió identificar algunas de las estructuras más importantes para la producción y comprensión del lenguaje. Entre ellas se destaca el área de Broca, en la tercera circunvolución frontal del hemisferio izquierdo, implicada en el procesamiento sintáctico y la ejecución motora del habla o el área de Wernicke, en la mitad posterior de la circunvolución temporal superior y en la parte adyacente de la circunvolución temporal media, responsable del procesamiento semántico. Una tercera área relevante, responsable de la conexión entre las dos áreas anteriores, es el fascículo arqueado.


Adquisición del lenguaje

El proceso de desarrollo del lenguaje en los niños sobrepasa la idea de una adquisición meramente natural, involucra un trabajo cognitivo complejo en el que se utilizan diversas herramientas para su construcción, así el niño, desde sus primeros meses de vida, desarrolla funciones cognitivas para poder apropiarse de la lengua y, cuando éste recibe la información que proviene de su entorno, hace uso de las mismas para poder entenderla y procesarla.

Identificación de atributos. El niño a través de la mirada desarrolla esta función cuando comienza a definir y distinguir a las personas, los objetos o los eventos que se encuentran en su medio.

Percepción. El niño construye la habilidad para captar o percibir información a través de los sentidos (observar, escuchar, tocar).

Uso de símbolos como pistas. El niño desarrolla la habilidad de reconocer lo que representa una acción y le da un símbolo o significado para representar algo.

Imágenes mentales. A medida que el niño se desarrolla,  construye imágenes para representar mentalmente alguna persona, animal, cosa o situación.

Interiorización. El niño se apropia de lo que percibe, lo interioriza y construye su propia percepción, haciéndola formar parte de su repertorio interno.

Elaboración. El niño desarrolla la capacidad de establecer relaciones o generalizaciones de lo aprendido.

Vocabulario y conceptos para identificar objetos. El niño desarrolla la capacidad de establecer relación directa entre las palabras y los objetos de su entorno.

Nombrar. Después de realizar todo un proceso de comprensión,  el niño da un nombre o etiqueta a las cosas, de tal forma que les da un significado común  a través del nombramiento.

Comunicación explícita. A partir de la comprensión el niño desarrolla la habilidad para emitir un lenguaje preciso para responder un problema o pregunta.

Reglas verbales. En una actividad más compleja, después de que el niño establece relaciones y es capaz de verbalizarlas, desarrolla la capacidad para hacer uso, manejo y deducción de reglas verbales.

La adquisición del lenguaje es un proceso gradual en el que el niño desarrolla no sólo la capacidad para expresar la lengua sino además, es un proceso de comprensión y adecuación en el que intervienen diferentes factores, y resaltan entre ellos los procesos de pensamiento y la influencia del medio.


Etapas del Desarrollo del Lenguaje

La etapa prenatal

El feto se perfila como una criatura capaz de experimentar percepciones sensoriales, actividad motora, exploratoria e incluso comunicativa. La experiencia sensorial auditiva antes del nacimiento moldea las bases neuronales que darán lugar a un mejor desarrollo del lenguaje durante la infancia.

Los padres, ilusionados ante la llegada del nuevo hijo, hablan al bebé a través del vientre, le leen historias, emiten palabras sueltas o simplemente “dialogan” con él.

Todas estas conductas son positivas ya que no sólo comienzan a entrenar el sentido auditivo del feto, allanando el terreno para la expresión y comprensión lingüística posterior, sino que además sientan las bases de un vínculo afectivo que asegurará futuras interacciones sociales y comunicativas.

La etapa pre-lingüística

Aunque los bebés no hablen desde el mismo nacimiento, dan a conocer necesidades y sentimientos mediante sonidos. Dichas producciones sonoras van desde el llanto, pasando por los arrullos y balbuceos, hasta la imitación accidental o deliberada.

El habla pre-lingüística es la precursora del habla lingüística, e implica una producción sonora que, aunque en ocasiones pueda ser similar al lenguaje propiamente dicho, se ejecuta sin que haya una comprensión de su significado. Sin embargo, los adultos otorgan a las expresiones del bebé un verdadero sentido comunicativo, e inician interacciones, conversaciones, gestos, etc.

La etapa lingüística

El niño ya es capaz, en mayor o menor medida, de producir expresiones verbales destinadas a comunicar significados. Este periodo comienza cuando el niño dice sus primeras palabras. El desarrollo que se produce a nivel lingüístico durante los años preescolares es vertiginoso e impresionante.

En muy poco tiempo, los niños pasan de manejar un máximo de dos o tres palabras para realizar frases a generar construcciones lingüísticas similares a las que utilizan los adultos.

*
*    *

Origen del lenguaje  Un circuito cerebral

Neurocientíficos de la Unidad "Neuroimagen Cognitiva" INSERM y de la Universidad de Versalles-Saint Quentin, cuyos resultados se publicaron en la revista Current Biology de agosto 2015, han identificado un área del cerebro que podría otorgar a la mente humana sus habilidades únicas, incluyendo el lenguaje.

La idea de que la integración de información abstracta impulsa muchas de las capacidades únicas del cerebro humano se ha considerado durante décadas, y parece que se ha descubierto. Los investigadores han identificado una red de áreas cerebrales que se activan en los seres humanos, en respuesta a las secuencias auditivas, y que no están presentes en macacos. El origen del lenguaje podría estar relacionado con la aparición de este circuito, que integra información de diferentes áreas del cerebro.

En el estudio utilizaron el método de imaginería de resonancia magnética funcional no invasiva a 3 Teslas (fMRI). Se describe la investigación con tres monos macacos y veinte voluntarios, sometidos a secuencias auditivas regulares, por ejemplo, tres explosiones idénticas seguidas de un cuarto sonido diferente (secuencia XXXY). De vez en cuando se sometieron a una secuencia que violaba esta regularidad, ya sea porque incluía un número dado de diferentes sonidos (por ejemplo XXXXXY) o porque la secuencia de sonidos era anormal (por ejemplo, XXX, que no termina con un sonido Y).

El cerebro del mono reaccionó a los cambios en los números y secuencias, lo que indica una cierta capacidad de abstracción. Sin embargo, lo hizo en áreas separadas, especializadas para el procesado de números o secuencias. Sin embargo el cerebro humano incorporó ambos parámetros en las zonas que coinciden con las áreas del lenguaje.

Mientras los monos perciben propiedades aisladas tales como "cuatro sonidos" o "el último es diferente", la evolución parece haber dotado a nuestra especie de una habilidad específica para integrar esta información en un todo coherente, una fórmula como "tres sonidos, y luego otro". ¿Puede tratarse del comienzo de un lenguaje interior?

Por lo tanto, aunque la representación abstracta de secuencias de sonido es posible en los primates no humanos, la evolución de un nuevo circuito cerebral, conectado a las áreas auditivas, podría haber permitido a nuestra especie adquirir la habilidad única para componer y reconocer secuencias complejas que caracterizan a los idiomas humanos.


Desarrollan un atlas para saber cómo el cerebro organiza las palabras

Un equipo de investigación de la Universidad de California Berkeley, en un estudio publicado por la revista Nature en abril 2016, han conseguido crear un atlas que revela cómo las palabras  y sus significados  están organizados en el cerebro.

Estudios más tradicionales se han visto complementados en los últimos años con los resultados obtenidos por la aplicación de nuevas técnicas de neuroimagen como la tomografía por emisión de positrones (PET), la resonancia magnética funcional (fMRI), los potenciales cerebrales relacionados con eventos (ERPs), la electroencefalografía o la magnetoencefalografía (MEG). Gracias al empleo de estas técnicas se ha identificado, por ejemplo, un grupo de regiones que parecen contener información sobre el significado de las palabras.

Estas regiones han sido denominadas, de manera conjunta, sistema semántico y parecen estar organizadas en diferentes módulos especializados que responden de manera diferencial a determinados tipos de palabras como objetos, herramientas, comida o prendas de abrigo.

Los investigadores registraron, mediante fMRI, la actividad cerebral de siete personas mientras escuchaban dos horas del popular programa de radio estadounidense “The Moth Radio Hour”. A continuación, emparejaron las transcripciones de las historias con los datos de la actividad cerebral y observaron cómo las palabras que se encontraban relacionadas entre sí desencadenaban respuestas cerebrales similares. Por ejemplo, describieron una región en el lado izquierdo del cerebro, por encima de la oreja, en la que se encontraba alojada la representación de la palabra “víctima”, que también se activaba en respuesta a otras palabras relacionadas como “muerto”, “condenado”, “asesinado” o “confeso”.

Estos resultados parecían sugerir que la mayoría de las áreas del sistema semántico representan información sobre dominios semánticos específicos o sobre grupos de conceptos relacionados. El mapa elaborado permitía mostrar qué dominios se encontraban representados en cada una de las áreas.

Encontraron, además, que a pesar de que el atlas de cada persona podía ser ligeramente diferente, la forma en la que se accedía a la información almacenada era, en términos generales, muy similar dado que los participantes activaban las mismas áreas cerebrales ante los mismos fragmentos de las narraciones. Según los propios autores, esto podría sugerir el origen innato de la estructura y organización cerebral. No obstante, como ellos mismos también señalan, es posible que dicha similitud pueda ser debida a aspectos más culturales dado que todos los sujetos tenían como elemento común, que habían sido educados en sociedades industrializadas occidentales.

En cualquier caso, y lo que es más sorprendente, estos mapas podían ser empleados para hacer predicciones sobre las áreas cerebrales implicadas en el procesamiento de narraciones distintas a las empleadas en la fase de estudio. En efecto, al registrar la actividad cerebral de los participantes ante nuevas narraciones, observaron que coincidían con las predichas por el atlas elaborado.

Finalmente, otro resultado muy interesante que encontraron estos autores es que la contribución de las áreas semánticas era relativamente simétrica entre los dos hemisferios (192 áreas en el hemisferio izquierdo y 128 áreas en el hemisferio derecho). Este resultado iría en contra de la visión más tradicional derivada del estudio de pacientes con lesiones cerebrales que apoya que el procesamiento semántico del lenguaje se encuentra lateralizado en el hemisferio izquierdo. No obstante, tal y como sugieren los propios autores, estudios previos con fMRI han mostrado que, o bien dicha lateralización es muy modesta o bien no existe.

Este estudio tiene importantes repercusiones, tanto teóricas como aplicadas. Desde el punto de vista teórico, permite profundizar en nuestro conocimiento sobre la forma en la que se organiza el lenguaje  concretamente la semántica del lenguaje  en nuestro cerebro. Además, abre la puerta a nuevos e interesantes interrogantes como: ¿Se pueden mapear otras propiedades del lenguaje como la sintáctica?, ¿Estos mapas son innatos o se desarrollan con la experiencia?

Desde un punto de vista más aplicado, este estudio podría ayudar en la creación de sistemas aumentativos de lenguaje para pacientes con trastornos de la comunicación. En este sentido, se podrían crear decodificadores del lenguaje que interpreten la activación cerebral en actos comunicativos.

Exploración del atlas cerebral en siguiente enlace: http://gallantlab.org/huth2016


La estructura de la materia blanca predice la función cognitiva en niños de uno y dos años

Un estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, publicado en línea en diciembre de 2016 en Proceedings of the National Academy of Sciences, ha comprobado que los patrones de la micro-estructura de la materia blanca que presentan los niños al nacer podrían ayudar a predecir el desarrollo de la función cognitiva a la edad de uno y dos años.

La materia blanca, formada por axones cubiertos de mielina que conectan neuronas de distintas regiones del cerebro, participa de manera activa en el aprendizaje y el autocontrol, entre otras funciones cognitivas. También se relaciona con ciertas enfermedades mentales, entre ellas, la esquizofrenia y el autismo. Sin embargo, se sabe poco sobre cómo se desarrolla en los humanos y sobre su relación con las capacidades cognitivas en la primera infancia.

Los investigadores escanearon el cerebro de 685 niños mediante tensor de difusión. Esta técnica de resonancia magnética muestra la difusión del agua por el tejido, por lo que permite identificar los tractos de materia blanca en el cerebro, así como su organización y maduración. En concreto, el equipo analizó la micro-estructura de una docena de tractos de sustancia blanca relevantes para la función cognitiva, su relación con el desarrollo de la función cognitiva y su heredabilidad.

Hallaron que esos 12 tractos eran muy similares en los neonatos; sin embargo, también constataron que, cumplido el año de vida, estos haces de fibra comenzaban a diferenciarse unos de otros. A la edad de dos años, esa distinción resultaba más marcada. Con todo, el hallazgo que llamó más la atención de los científicos fue que la estructura de los tractos de materia blanca al nacer permitía prever el desarrollo cognitivo general a la edad de un año y el del lenguaje en los niños de dos años. Según concluyeron, las neuroimágenes de la estructura de la sustancia blanca al nacer permite valorar el desarrollo cerebral del niño en los dos primeros años de vida.

Por otra parte, los investigadores analizaron el cerebro de 429 gemelos con el objetivo de evaluar la posibilidad de heredar este rasgo predictivo. Descubrieron que la micro-estructura de la sustancia blanca era ‘moderadamente heredable’, dato que sugiere que la genética puede influir en su desarrollo.

En la primera infancia acontece un crecimiento rápido de la estructura cerebral, la cognición y del comportamiento. Según los investigadores se está empezando a entender la relación entre todos ellos. Un entendimiento más preciso de esa relación podría ayudar a identificar, a edades tempranas, el riesgo de padecer problemas cognitivos o trastornos psiquiátricos, así como contribuir al diseño de intervenciones que ayuden al cerebro a desarrollarse de forma que se favorezca su función y se reduzca el riesgo.


El lenguaje pudo evolucionar a partir del canto de los pájaros

Científicos del MIT y de la Universidad de Tokio, en un estudio publicado en Frontiers in Psychology de febrero 2013, afirman que el lenguaje humano tiene un origen evolutivo y es fruto de la combinación de dos formas de comunicación presentes en el resto del reino animal.

Por un lado, el canto de las aves, y por otro, las formas de expresión más utilitarias y portadoras de información observadas en otros animales, como las abejas o los primates.

En todas las lenguas humanas existen dos "capas", una capa de "expresión"  que implica la organización cambiante de las frases , y una capa léxica  relacionada con el contenido principal de cada oración .

A partir de un análisis de la comunicación animal, los científicos afirman que el canto de los pájaros se parece mucho a la “capa de expresión” de las frases humanas; mientras que la comunicación visual de las abejas o los mensajes cortos y audibles de los primates se parecen más a la “capa léxica” de nuestro lenguaje.

En algún momento hace entre 50.000 y 80.000 años, los seres humanos pudieron fusionar estos dos tipos de expresión en una forma única y sofisticada de lenguaje, afirman los investigadores.

Para comprender la diferencia entre la capa de expresión y la capa léxica del lenguaje, se puede tomar una simple frase: "Todd vio un cóndor". Podemos crear fácilmente variaciones de esta oración, tales como "¿cuándo vio Todd un cóndor?"

Esta reordenación de elementos es realizada en la capa de expresión y nos permite añadir complejidad y hacer preguntas. Entretanto, la capa léxica se mantiene igual en ambos casos, ya que la oración sigue estando compuesta por los mismos elementos básicos: el sujeto (Todd), el verbo (ver) y el objeto directo (cóndor). El canto de los pájaros carece de estructura léxica.

Como contraste, otros tipos de animales tienen modos de expresión que carecen de la característica melódica del canto de los pájaros. Por ejemplo, las abejas se comunican visualmente: se agitan nerviosas para indicar las fuentes de alimento a sus compañera, y los primates, por su parte, pueden hacer una gran variedad de sonidos con los que advierten sobre los depredadores y otros temas.

Según los científicos, el lenguaje humano emerge de una fructífera combinación de ambas fórmulas de comunicación. De esta forma, podemos comunicar información esencial, como hacen las abejas o los primates, pero, además contamos con un lenguaje con capacidad melódica, como el canto de las aves.

A esto hay que añadir que somos capaces de recombinar las partes de nuestro discurso, lo que hace posible que podamos generar una cadena aparentemente infinita de palabras, a partir de un vocabulario finito.

De hecho, los investigadores sugieren que los humanos tuvieron primero la habilidad de cantar y que después fueron integrando determinados elementos léxicos en esos cantos. El resultado fue la capacidad de construir patrones complejos, como una canción, pero con palabras.

Si fuera una hipótesis correcta, entonces el lenguaje humano tendría un precursor en la naturaleza, en la evolución, que en realidad podemos comprobar hoy en día. El lenguaje no es sólo una construcción cultural aleatoria, afirman, sino que está basado en parte en capacidades que los seres humanos comparten con otras especies.

*    *
*

Habilidades comunicativas

Las habilidades o competencias comunicativas se entienden como un conjunto de procesos lingüísticos que se desarrollan durante la vida, con el fin de participar con eficiencia y destreza, en todas las esferas de la comunicación y la sociedad humana. Hablar, escuchar, leer y escribir son las habilidades del lenguaje. A partir de ellas, nos desenvolvemos en la cultura y la sociedad, y a través de su desarrollo, nos volvemos competentes comunicativamente.

El lenguaje verbal y el no verbal (cine, música, pintura, etc.), la diversidad lingüística, la gestualidad, la emocionalidad, la comprensión de las diferencias, las semejanzas entre el habla y la escritura y el papel mediador de la lectura, cimientan nuestra capacidad de comprender, interpretar y elaborar contenidos comunicativos, para la interpretación del mundo, la expresión de la subjetividad y el ejercicio de nuestra ciudadanía.

Habilidades no verbales

Las habilidades no verbales son todas aquellas que incluyen el lenguaje corporal y todo lo que no sean las palabras. Es el arte de interpretación de símbolos y señales comunicados por los gestos, expresiones faciales, contacto visual, la postura, etc. El tono de voz por ejemplo es una habilidad no verbal por excelencia porque no es la palabra, sino el matiz de la palabra, es el lenguaje corporal de la palabra. La capacidad de comprender, re-significar y utilizar la comunicación no verbal o lenguaje corporal, es una poderosa herramienta para conectarse con los demás y con la realidad circundante.


La música y la función cognitiva

La investigación musical indica que la educación musical no sólo tiene los beneficios de la auto-expresión y el disfrute, sino que está relacionada con la mejora de la función cognitiva, el desarrollo del lenguaje desde una edad temprana y la interacción social positiva.

La escucha y el rendimiento de la música afectan al cerebro como un todo, estimulando ambas mitades: el cerebro analítico y el cerebro subjetivo-artístico, afectando el desarrollo cognitivo general del niño y posiblemente aumentando su capacidad intelectual general más que cualquier otra actividad que afecte a la bilateralidad del cerebro.

¿ Cómo estimula la música los hemisferios derecho e izquierdo ?

El hemisferio derecho se dedica a sintetizar varias partes diferentes para crear un todo cohesivo al procesar nueva información. Casi no lineal en el procesamiento de información, el cerebro derecho es experto en imágenes visuales.

El hemisferio izquierdo, secuencial y lineal en su procesamiento de datos, se mueve paso a paso al procesar nueva información. Al igual que cualquier parte del cuerpo, cualquier actividad que estimula el cerebro ayuda a aumentar su funcionalidad general.

Mientras que la mayoría de las actividades como el arte visual, la computación y el lenguaje funcionan en un solo hemisferio, la música es una de las pocas actividades que estimula ambos lados del cerebro.

El cerebro derecho, considerado a muy menudo el hemisferio más subjetivo y creativo, éste se centra en la melodía de la música. El hemisferio izquierdo, es como una parte analítica del cerebro, y el responsable de comprender la estructura musical y las habilidades motoras, como tocar el violín. Las estructuras rítmicas influyen mucho en el cerebro, por ejemplo, regiones motoras complementarias y ganglios básicos, especialmente en relación con estilos musicales sin patrón rítmico constante.

Las actividades no-musicales como caminar o artes marciales también ayudan al cerebro bilateralmente en combinación con un ritmo regular.

Escuchar música tiene varias ventajas notables

* Efectos positivos sobre los niveles de energía corporal y la frecuencia cardíaca
* Facilita el estrés y la liberación emocional
* Mayor creatividad y reflexión abstracta
* Aumenta la concentración

La investigación musical sobre la educación musical sugiere que las actividades musicales como la danza, el juego de instrumentos y el canto muestran beneficios a largo plazo en la memoria, el desarrollo del lenguaje, la concentración y la agilidad física.

Mejora la memoria. La memoria y las habilidades del lenguaje complementan al músico medio para entender mejor el lenguaje humano que aquellos que no participan en actividades musicales. Las habilidades cognitivas y lingüísticas a largo plazo han aumentado para los músicos estudiantiles que han hecho compromisos a largo plazo con la música estudiando un instrumento o participando en el rendimiento vocal.

La investigación musical muestra que la educación musical beneficia a los estudiantes aumentando la autoexpresión, las habilidades cognitivas, el desarrollo del lenguaje y la agilidad.

Mientras que escuchar música tiene una ventaja significativa en términos de los efectos fisiológicos del estrés, un instrumento o enseñanza vocal desempeña un papel significativo en los beneficios de la educación musical, especialmente en términos de memoria, lenguaje y el desarrollo cognitivo.


El lenguaje es una de las funciones cognitivas más complejas con las que cuenta el ser humano. 
Nos permite, entre otras cosas, comunicar o intercambiar pensamientos, ideas y emociones
 o interactuar con los demás, acumular conocimiento. etc. Para ello,
 el lenguaje requiere la participación de muchas áreas de la corteza cerebral.